Home » , » La piedra que desecharon resultó ser la piedra angular

La piedra que desecharon resultó ser la piedra angular

Written By Epigmenio Rojas on lunes, 16 de octubre de 2017 | 19:19

La piedra que desecharon resultó ser la piedra angular

Por Eugenio LIRA RUGARCÍA
Obispo de Matamoros

MATAMOROS, TAMS. - Bajó una araña y comenzó a construir su tela. Concluida su ardua labor, revisó escrupulosamente el resultado; era extraordinario. Pero de pronto descubrió un hilo que salía del centro hacia arriba. Molesta, cortó aquel extraño hilo que “afeaba” su obra. Pero cuando lo hizo, todo se vino abajo, porque era el hilo del que había descendido y entorno al cual estaba tejida la tela.

A veces nos pasa lo mismo; habiendo salido de Dios, de quien lo hemos recibido todo, queremos construir nuestra existencia personal, familiar y social sin él, que nos ama y que ha hecho todo por nosotros. Él nos creó a imagen suya. Y aunque desconfiamos de él y pecamos, con lo que abrimos las puertas del mundo al mal y la muerte, nos envió a los profetas y, como dice san Hilario, nos regaló la torre de los Mandamientos que llevan al cielo, hasta llegar al extremo de enviar a su propio Hijo para salvarnos, convocarnos en su Iglesia, darnos su Espíritu y hacernos hijos suyos, ¡partícipes de su vida por siempre feliz!

Por eso, puede preguntarnos: ¿Qué más podía hacer por ustedes? ¿Qué más podía hacer por ti?. Sin embargo, muchas veces lo hemos rechazado, sintiéndonos, como señala el Papa, fuertes y autónomos. Pero en realidad, salimos perdiendo. Porque entonces tarde o temprano todo se derrumba. La soledad, el sinsentido y la desesperanza comienzan a invadirnos. En casa empieza a faltar lo esencial: el amor.

En nombre de lo útil y práctico, comenzamos a “construir” ciencia sin conciencia, tecnología sin ética, economía sin responsabilidad social, arte sin estética, legalidad sin justicia, comunicación sin verdad, trabajo sin trascendencia, estudio sin conocimiento profundo, familia sin bases, matrimonio sin esfuerzo, noviazgo sin respeto, amistades sin lealtad. Así, terminamos provocando soledad, injustica, corrupción, pobreza, violencia y muerte. Porque como decía Donoso Cortés: “la sociedad que vuelve la espalda a Dios, ve ennegrecerse de súbito, con aterradora oscuridad, todos sus horizontes”.

Jesús no quiere eso para nosotros. Por eso, a través de una parábola, nos recuerda dos cosas: que Dios es el dueño de la viña, es decir, de todo cuanto existe, y que él, Cristo, es la piedra fundamental para edificar y dar fruto verdadero. Comprendiéndolo, reconozcamos nuestro error, roguemos a Dios que venga a nosotros y nos restaure, comprometiéndonos a poner de nuestra parte, como enseña san Pablo, todo lo que es virtud. Entonces su paz, que tanto anhelamos, estará con nosotros. ¡Vale la pena!


Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. El Quetzal - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger