Home » , , , » La Esperanza de los Justos

La Esperanza de los Justos

Written By Epigmenio Rojas on domingo, 8 de enero de 2017 | 9:36


Por Mario SALAMANCA RODRÍGUEZ

La Esperanza de los Justos

CHOLULA.- Los que obran según la justicia, por su maldad será lanzado el impío; más el justo en su muerte tiene esperanza, Pr. 14-32. Ved los millones que entre las tinieblas viven, perdidos, sin un salvador, ¡quién irás las nuevas proclamando, que, por Jesús, Dios salva al pecador? Todo poder mi dios me dio, y a mis siervos mando to: “Id al mundo y proclamad el evangelio, y estoy con vosotros siempre”, a mí venid” la voz divina llama; Clamad “Venid” en nombre de Jesús, para salvarnos de la muerte eterna, su vida él ofreció en la dura cruz, que venga pronto el día tan glorioso, en que los redimidos se unirán en coro excelso, santo y jubiloso, eternamente gloria a dios darán, si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres, 1. CO. 15-18.

Los hijos de dios, empero, tienen una gloriosa esperanza de vida más allá de la tumba, esperan la resurrección, y después de desecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios, al cual veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí. JOB. 19-26-27. Y el espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús, vivificará también vuestros cuerpos mortales por su espíritu que mora en vosotros. RO. 8-11. Teniendo esperanza en dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos. Así de justos como de injustos. JHCH. 24-15.

Espera recibir un cuerpo nuevo.- Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitará los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes y lo que siembras no es el cuerpo que h de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano, pero dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo. O toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces y otra la de las aves, y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales, pero una es la gloria de los celestiales, y otras la de los terrenales, una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y ora la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria, así también la resurrección de los muertos, se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción, se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder, se siembra en cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual, hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. 1.CO. 15-35 al 44.

Espera el cielo.- En la casa de mi padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho: Voy, pues, a preparar lugar para vosotros, y si me fuere y os preparase lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. JN. 14-2-3. Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pasaron y el mar ya no existía más, y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén descender del cielo, de dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. AP. 21-1-2.

La esperanza de ver a sus seres amados.- Más ahora que ha muerto, ¿Para qué he de ayunar? ¿Podré yo hacerle volver? Yo voy a él, más él no volverá a mí. 2-R. 12-23. Espera la vida eterna.- Trabajando por la comida, que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece la cual el hijo del hombre os dará; porque a éste señaló dios el padre. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. JN. 6.27-54.


Y cuando esto corruptible se haya vestido de corrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita; sorbida es la muerte en victoria, ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley más gracias sean dadas a Dios, que os da la victoria por medio de nuestro señor Jesucristo, así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes creciendo en la obra del señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el señor no es en vano, 1. CO. 15-54 al 58. Hasta lo último, hasta lo último con Cristo nuestro salvador. Dios te ama…
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. El Quetzal - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger