Home » » El oso y el Puercoespín

El oso y el Puercoespín

Written By Epigmenio Rojas on martes, 6 de diciembre de 2016 | 9:41


El oso y el Puercoespín

Por Alejandro MARIO FONSECA

CHOLULA.- Los Estados Unidos son todavía una gran potencia mundial. Los únicos que le disputan ese liderazgo son China y la Comunidad Europea con Alemania como líder. La economía mexicana, como la de muchos otros países, depende en gran medida de lo que las corporaciones norteamericanas hagan o dejen de hacer.

Mientras que los líderes chinos se ríen de Trump y se aprestan para aprovechar los mercados que muy pronto quedaran a la deriva; los europeos, aunque preocupados por afectaciones menores, seguirán con su proyecto de transición hacia una economía de bajo carbono y de capitalismo redistribuido.

No quiero caer en el tremendismo, pero la verdad es que aquí en México la plutocracia aliada con el crimen organizado, con honrosas excepciones, no cuenta con un Plan de Desarrollo auténticamente nacional. Desde el sexenio de Miguel de la Madrid hasta el actual, le han apostado todo a “enganchar” nuestra economía a la norteamericana: su prioridad ha sido y es, atraer inversiones a como dé lugar.

Y para no caer en la desazón, en el desaliento y en el inmovilismo, tenemos que hacer algo por nosotros mismos. Por lo pronto hay que empezar por no perder el buen humor que siempre nos ha caracterizado, aún en los peores momentos.

Un Poco de Buen Humor

Amable lector, lo invito a disfrutar el cartón editorial de Calderón del día de hoy 20 de noviembre en el diario Reforma, está genial y disponible en internet. Se basa en un texto que escribió Jeffrey Davidow, ex embajador de Estados Unidos en México de 1998 a 2002, titulado El oso y el puercoespín (editado por Grijalbo en 2003).

El cartón inicia con una caricatura de una pareja típica de agricultores blancos, protestantes, hay que ver sus caras (los que votaron por el psicópata): “Pensar que Donald Trump va a moderarse es una ingenuidad, este megalómano desde hoy ya busca reelegirse… y para ello tendrá que cumplirle a sus electores de las muchas tonterías que les prometió”.

En la segunda franja dibuja al líder de Corea del Norte sonriendo con dos misiles nucleares en las manos y continua: “No va a serle fácil ¿desproteger a Japón y Sud Corea? ¿Alentar que se armen por su cuenta? Solo que quiera una carrera nuclear en Asia, con los dados a favor de China y Kim Jong-Un”.

Más abajo se pregunta ¿Guerra comercial con China? ¿Con la enormidad de bonos de deuda gringa que posee ese país? (La caricatura es un dragón feliz de la vida comiendo arroz) Sería suicida, si de por sí al abortar el TPP les está entregando completita la cuenca del Pacífico.

Después viene la caricatura que más me hizo reír: una edecán de las que aparecen en los “talk shows” levantándole la mano a un Putin fisiculturista desnudo: “¿Abandonar a su suerte a la Unión Europea? ¿A la OTAN? ¿En serio? ¿A cambio de qué? ¿Un casino en Moscú?

Continua: Por lo mismo me temo que lo más redituable, y menos arriesgado (para él) sea agarrarnos a los mexicanos de sus puerquitos (la caricatura es un cerdito que porta una camiseta de la selección mexicana de futbol, que se pregunta ¿oink? ¿yo?) Jeffrey Davidow escribió hace tiempo un libro sobre la asimetría entre México y los Estados Unidos. Lo tituló “El oso y el puercoespín”.

Y ya para rematar, un Donald Trump convertido en un oso güero que acaba de ser atacado por un puercoespín diminuto y sonriendo con malicia: “…y no sé ustedes, mejor ser puercoespín que puerquito de nadie, digo yo, afilemos nuestras púas y hagámosle hacer a Trump el oso de su vida”.

Reflexión Final

Davidow retoma una fábula que le sirve como hilo conductor. Estados Unidos es un oso que por su misma fortaleza actúa torpemente y que, en ocasiones, pasa largos periodos de hibernación en que ignora la presencia de su vecino el puercoespín. México es ese animal pequeño y a veces temeroso que, a pesar de su aparente vulnerabilidad, tiene espinas que lo protegen de una posible embestida. Estados Unidos puede pisar al puercoespín, pero no lo hace; ¿acaso vale la pena la espinada cuando se puede llevar la fiesta en paz? Según Davidow, esta metáfora retrata el signo de las relaciones entre los dos países: la imposibilidad de ir más allá debido a la mutua ignorancia que no permite a la arrogante sociedad estadounidense entender a sus resentidos vecinos del sur y viceversa. (Reseña de Froylán Enciso, Colegio de México).


Y ya para terminar, regreso a lo que comentaba en mi artículo anterior. Además del buen humor hay que actuar desde lo local y en esta lógica conviene poner atención a lo que algunos comités ciudadanos están haciendo en la Ciudad de México. A partir del famoso Presupuesto Participativo, están impulsando ideas innovadoras para contribuir al cuidado del medio ambiente y al mismo tiempo conseguir ahorros a la economía familiar. (Continuará). 
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. El Quetzal - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger