Home » , , » La Justificación

La Justificación

Written By Epigmenio Rojas on martes, 15 de noviembre de 2016 | 10:54


Por Mario SALAMANCA RODRÍGUEZ

La Justificación

¿Qué es la justificación? Es el perdón de pecados sabrá, pues, esto, varones hermanos: Qué por medio de él se os anuncia perdón de pecados y de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudiste ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree Hch. 13.38.39. Todas las razas de linaje humano Cristo quieres darles plena salvación también una casa, no hecha de manos fue a prepararnos a la sanación. Así por el mundo yo voy caminando de pruebas rodeado y de tentaciones, pero Jesucristo que me está probando me llevará a salvo hasta su mansión. Forma parte de la gracia de Dios, pues si por la transgresión de uno, solo reino la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo los que reciban la abundancia de la gracia y el don de la justicia. Así que como por la transgresión de uno, vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vio a todos los hombres, la justificación de la vida. Para que sí como por desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos, pero la ley introdujo para que el pecado arrumbase; más cuando el pecado abundó, sobreabundo la gracia para que así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo señor nuestro. Ro. 5.17-21.

Por cuanto todos pecaron, están destituidos de la gloria de Dios, Ro. 3-23. Siendo justificados gratuitamente por la gracia mediante la relación que es en Cristo Jesús, Ro. 3.24, para que para que justificados por su gracia viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna. Ti. 3-7. Resulta de la sangre de Cristo, pues mucho más estando más justificado en su sangre, por el seremos salvos de la ira. Ro. 5.9. Posible es por la resurrección de Cristo, el cual fue entregado por nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación. Ro. 4.25 Posible por el sacrificio y muerte de Jesucristo, así que como por la transgresión de uno vio la condenación de todos los hombres de la misma manea por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Ro. 5.18. Lo que trate la paz, justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro señor Jesucristo. Ro. 5-1. Esto nos hace herederos conforme a la esperanza de la vida entera. Tit. 3-7.

Condiciones de la justificación, debes de creer en Cristo, y de todo aquello de qué por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree. Hch. 13-39. Uno debe mantenerse en la fe, con la mirada de manifestar en este tiempo su justicia, a fin, de que él sea justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. Ro. 3-26-28-30. Concluimos como pues, que el hombre es justificado por la fe sin las obras de ley porque Dios es uno, y el justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe, a los de la incircuncisión, uno de be hacer obras, ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuándo ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras y no solamente por la fe. Así mismo también Rahab la ramera ¿No fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? Stg. 2-21-24-25. Uno no es justificado por las obras de la ley judía, sabiendo que el hombre o es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hermanos creyendo en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Crito y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. Ga. 2.16.17.


Debes obedecer al evangelio, y a los que predestino a estos, también llamó y a os que llamó a estos también justificó, y a los que justificó a estos también glorificó. Ro. 8.30. a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro señor Jesucristo. 2. Ts. 2.14. Más allá del sol, yo tengo un hogar, hogar bello, hogar más allá del sol, aunque en esta vida no tenga riquezas sé que allá en la gloria tengo mi mansión cual perdida entre la pobreza de mi Jesucristo tuvo compasión. Dios te ama.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. El Quetzal - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger