Home » , , » Acercándonos a Dios

Acercándonos a Dios

Written By Epigmenio Rojas on martes, 22 de noviembre de 2016 | 18:48

Por Mario SALAMANCA RODRÍGUEZ

Acercándonos a Dios

CHOLULA.- cerca, más cerca, ¡Oh, Dios de ti! Cerca yo quiero mi vida llevar, cerca, más cerca, ¡Oh Dios de ti! Cerca de tu gracia que puede salvar, cerca, más cerca, cual pobre soy, nada, señor, yo te puedo ofrecer, solo mi ser contigo te doy, pueda contigo la paz obtener. ¿Por qué es bueno acercaros a Dios? Al hacerlo, os retiramos de nosotros mismos, el hombre necesita retirarse de sí mismo. Ya no hay judío, ni griego, no hay esclavo, ni libre, no hay varón, ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús, GÁ. 3-28. (El egoísmo lastimo) de sí mismo, pero en cuanto a mí, el a cercarse a Dios es el bien, he puesto en Jehová el señor mi esperanza, para contar todas sus obras, SAL. 73-28.

Al hacerlo, acercándonos a Dios nos retiramos del mundo, alejarnos de cosas temporales, alejarnos de tentaciones terrenales y cosas engañosas, de cosas vánales y atractivas de la vida, y no engañar a ninguno a su prójimo, sino temed a vuestro Dios, porque yo soy Jehová, vuestro Dios. LV. 25-17. Engañosa es la gracia, y vana la hermosura, la mujer que teme a Jehová, esa será alabada. PR. 31-30. He aquí el impío concibió maldad se preñó de iniquidad, y dio a luz engaño, pozo ha cavado, y lo ha ahondado; y en el hoyo que hizo caerá, SAL. 7-14-15.

“Regresar como hijo pródigo”, acercándonos a nuestro padre celestial, pedir y recibir perdón, seremos restaurados, tendremos abundancia, bendiciones en el hogar, y volviéndose en si, dijo: Cuantos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre, me levantaré e iré a mi padre le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, yo no soy digno de ser llamado tu hijo, hazme como a uno de tus jornaleros. Y levantándose, vio a su padre y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre y fue movido a misericordia, y corrió y se echó sobre su cuello, y le besó, el hijo le dijo: Padre he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido y vestidle, y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo y comamos y hagamos fiesta, porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado; y comenzaron a regocijarse. LC. 15-17 al 24.

Todo esto produce unidad dentro de las familias, mientras más cerca estamos de Dios, más cerca estamos de todos los hombres y mujeres sin importar creencias religiosas, las diferencias se desvanecen bajo la sombra de la cruz del calvario, entones Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso. LC. 23-43. Al acércanos a Dios, le conocemos mejor. Acercaos a Dios y él se acercará a vosotros, y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones, STG. 4-8.


Acercarnos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el pronto socorro, HE. 4-16. Estad quietos, y conocer que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra, Sal. 46-10. Que grande privilegio es y será estar con nuestro señor salvador, cerca, más cerca, señor de ti, quiero ser tuyo, dejando el pecar, goces y pompas vanas aquí todo señor, pronto quiero dejar, cerca, más cerca mientras el ser, alienta vida y busque tu paz; y cuando al cielo pueda ascender, y para siempre conmigo estarás, no basta comprender la bondad de Dios ni percibir la benevolencia y ternura del carácter, no basta discernir la sabiduría y justicia de su ley, está fundada sobre el eterno principio de amor, san Pablo vea todo esto cuando exclamó “Estoy de acuerdo en que la ley es buena”, la ley es santa, el mandamiento es justo y bueno, más la amargura del alma agonizante y desesperada, añadió: pero yo soy meramente humano, y estoy vendido como esclavo al pecado, ansiaba la pureza, la justicia que no podía alcanzar por sí mismo, y dijo: ¡Soy un pobre miserable!, ¿Quién me librará de este cuerpo mortal? La misma exclamación ha subido de todas partes y en todo tiempo, de corazón es cargado, para todo hay respuestas. “He aquí el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Dios te ama.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. El Quetzal - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger