Home » , , » Arrepentimiento

Arrepentimiento

Written By Epigmenio Rojas on miércoles, 3 de agosto de 2016 | 14:33


CHOLULA. – Acción y efecto de arrepentirse, hacer acto de arrepentimiento. Al peso de mis males a Cristo me acerqué y en el arrepentimiento perdón y paz busqué mis ruegos escuchando ayuda recibí pues él, alzó mi carga y libre me sentí. Jesús alzó mi carga pues yo no pude más, y entonces puso en mi alma si tierna y dulce paz mis inquietudes todas las vi desvanecer huyendo para siempre de Cristo a su poder lo que significa el arrepentimiento. - Es un cambio de mentalidad, pero ¿Qué os parece” un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero le dijo: Hijo ve hoy a trabajar en mi viña respondiendo él: No quiero; pero después arrepentido fue Mt. 21-28-29?

Es el hacer “las primeras obras”. Recuerda por tanto de dónde has caído y arrepiéntete y haz las primeras obras, pues si no vendré pronto a ti y quitaré tu candelero de su lugar si no te hubieres arrepentido Ap. 2-5.

Es el retorno a Dios. – Y le vieron todos los que habitaban en Lida y en Saron los cuales se convirtieron al señor. Hch. 9-35. Sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea y a los gentiles que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios haciendo obras dignas de arrepentimiento, Hc. 26-20. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti diciendo: Me arrepiento perdónale Lc. 17-4.

Habló Samuel a toda la casa de Israel diciendo: Si de todo corazón os volvéis de Jehová quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros y preparad vuestro corazón a Jehová y solo a él servid y os librará de la mano de los filisteos I. S. 7-3. 

Es ser convertido. – Así de arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados para que vengan de la presencia del señor tiempos de refrigerio Hch. 3. 19. Hay gozo e el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve juntos que no necesitan de arrepentimiento. Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente, Lc. 15-7 y 10. El arrepentimiento es un mandamiento Jesús dijo que había que arrepentirse Os digo: No antes si no os arrepentís todos pereceréis igualmente Lc. 13-3-5.

Dios manda el arrepentimiento. – Para Dios habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia ahora manda a todos los hombres en todo lugar que se arrepientan, por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia por aquel varón a quien designó dando fe a todos con haberle levantado de los muertos Hch. 17-30-31. 

Hay que arrepentirse de la maldad. – Por tanto, arrepiéntete pues si no, venderé a ti pronto y pelearé contra ellos, con la espada de i boca, Ap. 2-16. Y no vi en ella templo porque el señor Dios todopoderoso es el templo de ella y el Cordero, Ap. 21-22. ¡Lo que nos conduce al arrepentimiento! 

El temor al Juicio. – Pero Dios habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora anda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan por cuanto a establecido, día en el cual juzgará al mundo con justicia por aquel varón a quien designó dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. Hch. 17-30-31. 

La bondad de Dios. - ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad te guía arrepentimiento? RO-2-4. 

La paciencia de Dios. – El señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguna parezca, sino que todos procedan al arrepentimiento, 2.P 3-9.

La convicción de nuestros pecados. - Al oír esto se compungieron de corazón y dijeron a Pedro y a los oros apóstoles varones hermanos ¿Qué haremos? Pedro les dijo: arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados y recibiréis el don del espíritu santo, Hch. 2-37-38.

La justicia divina. – Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación de que no hay que arrepentirse, pero la tristeza del mundo produce muerte 2. CO. 7-10. Ser reprendido por los cristianos mirad por vosotros mismos si tú hermano pecaré contra ti repréndele, y si se arrepintiese perdónale. Lc. 17-3.

A veces mi sendero tortuoso y duro es y mancho sin ayuda en densa lobreguez más alzo mi plegaria buscando protección y el viene en mi socorro sabiendo mi aflicción así mi vida entera por siempre irá en su luz bajo el amparo augusto de Cristo mi señor. “Dios te Ama”.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. El Quetzal - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger