Home » , , » La Gastronomía en los Conventos

La Gastronomía en los Conventos

Written By Epigmenio Rojas on domingo, 31 de enero de 2016 | 20:02


Continuación

CHOLULA.- La gastronomía en los conventos marcarían la pauta en la creación de diversas zonas destinadas a la producción, elaboración, conservación y consumo de alimentos.

Fue en estas cocinas donde las monjas hicieron del azúcar un instrumento más de su barroca imaginación. Con osada destreza decidieron mezclarla por ejemplo con yemas de huevo, almendras, canela de cuya combinación surgió una amplia gama de suculentos y sofisticados dulces que bautizados con nombres tan sugerentes como los alfajores de luz, el dulce del cielo, el caldo de ángeles, o la salsa de San Blas, se convirtieron en las golosinas predilectas de la corte virreinal e hicieron de los conventos los principales aportadores de éstas.

Muchas de las recetas de repostería creadas por estas mujeres se integraron deliciosamente a una sociedad cuya dieta era rica en azúcares y grasas, pues la robustez era ideal de belleza en la época.

Entre algunos de los conventos que se volvieron famosos podemos mencionar el de Jesús María, el de Sata Clara, a quien se adjudica la invención del dulce de camote y el de Santa Mónica, por la invención del preciado rompope.

La orden de las Jerónimas, conocida por haber albergado en sus recintos a Sor Juana Inés de la Cruz, adquirió también un gran prestigio por sus postres.

No solo las clases acomodadas disfrutaban de estos postres, se pregonaban por la calle otro tipo de dulces, como los muéganos, las mantecadas de tubo, los barquillos, el azúcar cande, y los buñuelos bañados de  miel que eran muy consumidos por los habitantes e la ciudad de México.

Otros productos de amplio consumo popular procedentes de la combinación del azúcar con alimentos de origen indígena, fueron por ejemplo el acayotl, el agua de chía, el ya mencionado chocolate aromatizado con dos esencias de origen árabe, el jerez y el anís, y ni qué decir del famoso aguardiente de caña o chinguirito, cuya amplia aceptación y consumo generó serios dolores de cabeza a las autoridades virreinales.

En el siglo XVII y de acuerdo con la tradición, fue en el convento de Santa Rosa, en Puebla de los Ángeles (ciudad fundada en 1531), y en su tránsito obligado para ir a la gran capital, en el convento de Santa Rosa, fue donde surgió el mole.

¿Qué opina usted mi estimado lector?

Pensamiento: Un  desacuerdo tal vez sea la distancia más corta entre dos mentes. Gibrán Jalil Gibrán, filósofo libanés.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. El Quetzal - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger