Home » , , » Desafíos al Crecer

Desafíos al Crecer

Written By Epigmenio Rojas on domingo, 6 de diciembre de 2015 | 8:20


CHOLULA.- Nuestra fortaleza, nuestra protección, nuestro fiel socorro, nuestro paladín, nuestro gran refugio, nuestra salvación, es el Dios que adora nuestro corazón, nuestra fortaleza, nuestra protección, es el Dios que adora nuestro corazón. Hay vida en el ser, entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento s de vida, y fue el hombre un ser viviente, 2-7.

Somos responsables a dar cuentas de hechos que se nos ha encomendado “nada podéis hacer sin Cristo”, yo soy la vid, vosotros los pámpanos, el que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer, n. 5-5.

Él ha provisto los recursos que necesitamos para llegar a ser lo que él quiere como todas las cosas que pertenecen a la vida, y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, 2. P. 1.3.

El pecado en el mundo trae destrucción y muerte, destruyendo la vida y el crecimiento, la presencia del pecado se introdujo por el ángel caído, cómo caíste del cielo, oh lucero, hijo de la mañana, cortado fuiste por tierra tú que de debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón, subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono y en el monte del testimonio, me sentaré a los lados del  norte, sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al altísimo, más tú derribado eres gasta el sol, a los lados del abismo. ,Is. 14-12 al 15.

Satanás hizo caer a muchos seres angélicos en esta rebelión impía, luego engañó a Eva en el Jardín del Edén, como resultado la caída de la humanidad, el pecado entró por un hombre al mundo, y por el pecado la muerte, así muerte pasó a todos los hombres por cuanto todos pecaron, O-5-12.

El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir, Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia de la gracia y del don de la justicia. Así que como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres la justificación de vida porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos, pero la ley se introdujo para que el pecado abundase más cuando el pecado abundó sobreabundó la gracia para que así como el pecado reino para muerte, así también la gracia reine, para justicia, para vida eterna mediante Jesucristo señor nuestro. RO 5-17 al 21.

Lo natural del cuerpo humano es alimentarse, conservarse y crecer, desead como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación. I.P. 2-2.

Tenemos que crecer en nuestra fe, no más gloriarnos desmedidamente en trabajos ajenos, sino que esperamos que conforme crezca vuestra fe saldremos  muy engrandecidos entre vosotros, conforme a nuestra regla. 2 CO. 10-15.

Antes bien creced en la gracia y el conocimiento de nuestro señor y salvador Jesucristo, a él sea gloria honra y hasta el día de la eternidad, amen. 2. P. 3-18. Nuestro conocimiento no solo ser a individual será colectivamente, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el señor. Ef. 2-21. 

Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu perfeccionando la santidad en el temor de Dios, 2.CO.7-1. Todos los días estamos siendo renovados, por tanto, no desmayemos antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando; el interior no obstante se renueva de día en día, 2. CO.4-16.

Esta renovación incluye la transformación de nuestras mentes, no os conforméis a este siglo, sino, transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios agradable y perfecta, RO. 12-2.

Finalmente cubre nuestro ser, el crecimiento ocurre en todas dimensiones de nuestra salvación, que la tierra toda cambie de lugar, y los montes rueden por el ancho mar, nuestra fortaleza firme habrá de ser, porque lo inmutable no podrá mudar, a la voz tan solo de su voluntad, túrbense los mares en su majestad, tiembla la montaña, todo es vanidad, al vibrar su acento por la inmensidad, que otros en sus fuerzas quieran descansar, o en las que este mundo les prometa nunca todas ellas se han de comparar, con las que podemos en el cielo hallar. Dios te ama.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. El Quetzal - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger